Es muy común pensar que sólo un par de hormonas son las que controlan nuestro peso, pero realmente son 7 hormonas, las que de una forma u otra, tienen que ver con ganar o perder peso.


Algunas de ella, dependen de lo que comes y el ejercicio físico que practicas, si controlas estas hormonas, conseguirás mantener a raya la grasa que almacenas.

1. Insulina

Como ya sabrás, la insulina es segregada por el páncreas cuando ingieres alimentos que contengan prácticamente cualquier hidrato de carbono. La insulina, es una hormona anabólica, ya que es ‘constructora de músculo’, por ello, es muy importante en el post-entrenamiento.

La insulina, mejora la nutrición de los músculos, pero cuando están llenos, almacenan la glucosa extra en forma de grasa. Lo ideal es tomar hidratos de carbono junto con proteínas, para así, reducir la secreción de insulina.

2. Glucagón

El páncreas también segrega una hormona para aumentar los niveles de glucosa en sangre, justamente la opuesta a la insulina. Si la insulina almacena los hidratos de carbono y grasas, el glucagón rompe esos depósitos y te ayuda a quemar grasas.

El hecho de comer muchos hidratos de carbono, puede hacer que esta hormona deje de trabajar como debería y entonces dejará de convertir la grasa en energía. Para promover esta hormona debes bajar la dosis de hidratos de carbono y aumentar la de proteínas.

3. Adiponectina

La Adiponectina puede ayudar a tus músculos a generar energía, aumentar tu metabolismo y aumentar la velocidad en la que tu cuerpo quema grasas. Una de sus características más importantes es que tiene efecto saciante.

¿Quieres aumentar la adiponectina? Para ello, tienes que levantar más peso en el gimnasio, cuanta más masa muscular tengas, mayor será el número de hormonas adiponectinas que generará tu organismo.

4. Leptina

La leptina se genera en nuestras células de grasa y avisa a nuestro cerebro de que ya estamos saciados. Cuanta más grasa tengas, más leptina se creará, que aunque parezca algo positivo, puede producir un exceso de leptina y conseguir que tu cerebro se haga insensible a la leptina. ¿Cómo evitarlo? Un estilo de vida activo y una dieta equilibrada.

5. Grelina

La grelina podríamos considerarla la hormona opuesta a la leptina. Se crea en el estómago, avisando cuando está vacío, para avisar al cerebro de que tienes hambre. ¿Quieres perder peso? Pues lo mejor es no tener muchas hormonas de este tipo. Pero durante la dieta, la grelina no lo pone fácil, porque no se deja segregar. El cuerpo no quiere comer poco, por lo que para cambiar esto, la mejor forma de combatirlo es haciendo ejercicio, ya que el ejercicio intenso hace que la grelina se inhiba y no se produzca demasiada cantidad.

6. Cortisol

El cortisol, es una hormona catabólica, es decir, destruye músculo. Se produce a través de las glándulas renales en situaciones de estrés, ya sea por estrés de vida diaria o por un exceso de entrenamiento. Además, el cortisol puede disminuir los niveles de serotonina (neurotransmisor responsable de dormir, recuperarnos y del apetito. Para controlar esta hormona, es importante que duermas 8 horas al día.

7. Norepinefrina

La Norepinefrina es una de las hormonas más importantes para quemar grasa, ya que es la llave del metabolismo de las grasas. Cuando es segregada, tu cerebro activa directamente los alfa y beta receptores de nuestras células de grasa, para generar energía.

Una de las mejores maneras de ‘activar’ la norepinefrina es produciendo adrenalina ¿cómo? entrenando. Otra opción es aumentar esta hormona con suplementación como té verde o cafeína.