Para conseguir un abdomen marcado, es importante lograr dos metas dietéticas: come lo necesario para conservar músculo y evita la comida con excedente de grasa.

PROTEÍNAS Y VERDURAS

Una dieta con un aporte de proteínas adecuado logrará que te sientas saciado durante más tiempo y mantendrá tu vientre plano, mientras que comer carbohidratos en exceso te hará sentir hinchado. Come pollo, pescado, huevos o carne con las verduras como pimiento, cebolla, brócoli, espinacas… todos ellos son buenas opciones para acompañar un alimento rico en proteínas. Entre comidas, sigue siempre en la misma línea. 

CARBOHIDRATOS, NO A CUALQUIER HORA

Pasadas las 16:00h intenta evitar los carbohidratos que provengan de pastas, patatas, o cereales tipo arroz. Comer por ejemplo ensaladas con atún hará que cuando te despiertes por la mañana tu estómago esté más esbelto.

COME FIBRA

La fibra mantendrá tu proceso digestivo en movimiento y te ayudará a absorber la grasa dietética que necesitas. Puedes agregar cereales tipo avena y salvado. También puedes comenzar con una cucharada al día durante dos semanas, y luego duplicar la cantidad. O bien, como ya has visto puedes preparar deliciosas recetas con avena, muy sabrosas y nutritivas. Conseguirás fibra, un poco de proteínas y grasas saludables.

SI COMES GRASA, QUE SEA SALUDABLE

Puedes comer de 60 a 100 gramos de grasa al día, pero siempre de forma saludable. Por ejemplo, aguacates, aceite de oliva, o nueces. No hay que eliminar por completo las grasas, pero consúmelas de forma inteligente y saludable.

ENTRENA

Obviamente, debes complementar una alimentación equilibrada con un entrenamiento personalizado. Si quieres una dieta y entrenamiento que se adapte a tus necesidades metabólicas, puedes ponerte en contacto con nuestro entrenador personal y dietista Luis.

Y ya sabes… ¡cuídate!